Lunes, Diciembre 18, 2017

Spa

Masajes de relajación

Imprimir Correo electrónico

Encontrar el tiempo necesario para regacearnos con un masaje de relajación una vez al mes podrá mejorar considerablemente nuestra calidad de vida si tenemos en cuenta los numerosos beneficios que los expertos en la materia le atribuyen a esta técnica.

 

Los masajes de relajación, ya sea con Aromaterapia, aceites naturales o piedras calientes, buscan precisamente eso: relajar, pero no sólo el cuerpo si no también la mente, "los masajes favorecen la liberación de endorfinas, hormonas que actúan como los antidepresivos naturales del organismo y que generan en los seres humanos emociones positivas de relajo y bienestar". "el masaje corporal conecta a la persona con sus sensaciones táctiles -que no se encuentran en la corteza cerebral sino a un nivel más profundo en el cerebro- por lo que permiten desconectarse, literalmente hablando, de las preocupaciones cotidianas y los problemas del diario vivir. Por ese sólo hecho ya son muy beneficiosos, en especial si se trata de una persona estresada o con niveles de ansiedad elevados"

Un buen masaje de relajación dura aproximadamente una hora y ha de combinar "maniobras largas y suaves, combinadas con fricciones, amasamientos y roces suaves". Durante ese tiempo se trabajan piernas, muslos, glúteos, espalda, cuello, brazos, manos, dedos, abdomen y cara. Debe llevarse a cabo en un lugar cálido y tranquilo, con "música de relajación de fondo, aromaterapia. alguna vela, aceites esenciales y cremas para masajes de acuerdo al gusto de la persona".

Para que los masajes cumplan con el objetivo deseado es imprescindible que lo haga "una persona entendida en el tema, o sea con estudio de maxofilaxia (masajes) o un quiromasajista o quiropráctico".

El poder del tacto

Los expertos aseguran que además de relajar nuestro cuerpo y nuestra mente, los masajes pueden ayudar a mejorar la vida sexual, oxigenar tejidos, liberar estrés o activar la circulación sanguínea.

Estos son algunos de esos beneficios:

  • Recupera el cuerpo del cansancio producido por el estrés, el esfuerzo físico y el ejercicio •
  • Calma el dolor
  • Mejora la circulación sanguínea, "lo que hace que se produzca un aumento de los glóbulos rojos, asegura la circulación de la linfa y ayuda a desintoxicar el organismo".
  • Aumenta la autoestima y la sensación de bienestar
  • Trata los estados depresivos y nerviosos.
  • Estimula las defensas naturales de nuestro cuerpo.
  • Libera nuestro espíritu al tratar nuestras emociones reprimidas.
  • Relaja la mente.
  • Fortalece el sistema nervioso.
  • Mejora los aparatos cardiocirculatorio y locomotor.
  • Estimula la asimilación de nutrientes y la eliminación de desechos.
  • Revitaliza la vida sexual, al mejorar aspectos como la autoestima, la energía vital y la estimulación sanguínea.

Galeria Fotos